EL BAJO PERFIL PERJUDICA A LAS EMPRESAS
 
En la actualidad la comunicación es vital en todos los niveles ya sea personal como corporativo. Pero ante esta realidad todavía es enorme la cantidad de empresas que tienen un bajo perfil o sea que no comunican.
 
Los nuevos canales y medios de comunicación que existen favorecen la comunicación, ya que permiten vincular, propagar información o mensajes en forma rápida y masiva, ayudando a establecer nuevas relaciones.

Pero además las personas esperan que las empresas se expresen y no solo para difundir o venderle un producto o servicio.

Estas son algunas de las razones por la que las relaciones públicas y la comunicación corporativa son tan relevantes para las empresas en esta época.

Las empresas deben tomar una decisión sobre si incorpora esta tendencia de comunicarse con el resto de la sociedad o siguen manteniendo un bajo perfil.
Gran parte de la sociedad valora positivamente a las empresas que comunican, muestren e incluso explican sus acciones tanto positivas como negativas.

También es importante que las empresas escuchen lo que tiene para decir el público o el cliente interno como externo. Por esta razón las empresas que tienen un bajo perfil y que no utilizan las herramientas de la comunicación corporativa se perjudicaran notablemente. Si no se desarrolla una comunicación corporativa efectiva tanto a nivel interno como externo, no se
podrá consolidar la reputación de la empresa, mantener una imagen, saber qué es lo que los clientes y grupos sociales esperan de la misma. Por ende se dificulta ganar la confianza de los clientes y del resto de la comunidad.
La falta de comunicación puede complicarle a las empresas su nivel de competitividad y para mantenerse en el mercado, así como complicar su crecimiento a largo plazo.

Las empresas de todo tamaño y rubro deberían dejar el bajo perfil y comenzar a planificar su plan de comunicación corporativo. Aumentar el perfil no debe ser entendido como realizar más publicidad y de mayor impacto, ni publicitar cualquier hecho o exagerar ciertas situaciones para ganar un espacio mediático.

El objetivo debe ser diseñar estrategias comunicaciones inteligentes y adecuadas para cada público, que le aporte valor agregado a la empresa. Así como establecer una relación más profunda con clientes, inversionistas, proveedores, grupos de interés y la comunidad pero no solo por interés comercial sino por un compromiso social real.
Si se logra comunicar bien se tiene una ventaja comparativa en el mercado con respecto a los competidores pero además se mejora y consolida su imagen corporativa.

Las organizaciones que comunican, hablan sobre lo que hacen, lo que creen, explican que hacen y porque, exponen su filosofía de trabajo, etc. Esta actitud acerca la empresa a la sociedad, ya que la conoce más profundamente que solo sus productos o servicios.
No es una virtud para las empresas tener un bajo perfil en el ámbito corporativo, si se quiere ser un referente o líder de un rubro empresarial.

Las empresas con bajo perfil no son sinónimo de ser más responsable, confiables o serias. Además esta actitud no ayuda a aumentar las ganancias, a que sea más competitivo, atraer inversiones, y a consolidar su imagen en la sociedad. Todo lo contrario aleja, aísla y retrasa su desarrollo corporativo.

Por eso las empresas deben diseñar un buen plan de comunicación corporativo que le permite tener un alto perfil pero que este alineado con los objetivos generales de la gestión de la empresa.

La tendencia es comunicar, se pueden usar herramientas como el uso de las redes sociales, relaciones públicas, planes y programas de RSE, publicidad, comunicación interna, realización eventos corporativos, participación en congresos y seminarios, entre otras.

Cada empresa debe elegir que herramientas elige de acuerdo a sus necesidades, posibilidades económicas y técnicas. El plan de comunicación debe ser lo más abarcativo posible, para aumentar la efectividad así como llegar a un público más grande.
Lo importante es que todas las empresas comuniquen y entiendan la importancia que tiene y lo mucho que pueden beneficiarse con una eficiente y creativa comunicación corporativa.

La excusa más común para no comunicar es que no se tiene suficiente dinero para este tipo de acciones. Hay muchas estrategias comunicaciones de bajo costo por lo que las empresas que no comunican es por una decisión y no por falta de medios económicos.

Un aspecto que deben tener en cuenta las empresas es que al tener un perfil alto se exponen a críticas y quejas que deben gestionar correctamente para ser creíbles frente a la sociedad. Esto no debe convertirse en un pretexto para condicionar o limitar la comunicación corporativa, todo lo contrario se debe enfrentar como un desafío positivo.

Las empresas realmente exitosas son las que tienen ganancias en forma socialmente responsable, comunican sus acciones, fidelizan sus clientes, tienen una imagen positiva y establecen relaciones armónicas con el resto de la sociedad.

* R. Orsi, Analista en comunicación social

 
©2012 - Dimarco Medios - Todos los derechos reservados